El agua de Barcelona es potable, mitos y verdades.

15 noviembre, 2018
15 noviembre, 2018 admin

El agua de Barcelona es potable, por supuesto que sí, de hecho cada año miles de personas beben agua de grifo y no les pasa absolutamente nada, todo lo contrario tienen una vida muy saludable . Pero a nadie se le escapa que el sabor del agua en Barcelona es muy malo, de hecho según el barrio y zona nos vamos a encontrar con agua de mejor o peor sabor.

De donde viene el agua de Barcelona?

El agua de Barcelona viene de la captación que se hace en las cuencas de los ríos Llobregat, Ter y Besòs. Después de un elaborado proceso de potabilización se guarda en  diferentes depósitos, desde donde pasa a la red de distribución para que llegue con la presión adecuada en cada hogar o empresa.

El recorrido del agua que acaba en nuestros hogares y empresas empieza en Ulldeter (Ripollès) o en Castellar de n’Hug (Berguedà). Entra por las localidades, se depura, sale de los pueblos. Coge sales y materia orgánica. Atraviesa minas e industrias, se para en embalses. Entonces llega a las plantas potabilizadoras, las ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable): en Cardedeu, la que trata las aguas del Ter que luego entrarán por el sector del norte de Barcelona, y en Abrera y Sant Joan Despí, el lugar donde se tratan las aguas del Llobregat que entrarán por el sur de Barcelona.

Desde entonces las aguas ya son potables y van a parar a los más de 99 depósitos distribuidos por el Área Metropolitana de Barcelona. Y de ahí hasta el usuario final, en su casa o empresa.  Siendo esta totalmente agua potable ya en ese momento.

Calidad del agua potable en Barcelona

Todo lo que nos encontramos en el agua de grifo de Barcelona es lo que nos va a decir la calidad del agua potable en Barcelona. Nos encontramos con todo lo que el río arrastra a lo largo de su curso y eso no se elimina por completo, como las sales u otros compuestos minerales. Le añadimos la materia orgánica, que tiene un impacto directo en el sabor del agua debido a los desechos que puede dejar y porque requiere de un tratamiento específico para eliminarla, que también es esencial: el cloro. Cuanto más cloro, peor sabor nos vamos a encontrar en el agua.

Igualmente, el agua también contiene una serie de microcontaminantes que no influyen en su sabor, pero dejan una gran pregunta sobre su potabilidad absoluta. Cantidades muy pequeñas de químicos circulan en el líquido y generan debate: mientras algunos científicos y grupos ambientales piden su eliminación o prohibición, la industria química se asegura de que ningún estudio nos demuestran que estas sustancias son dañinas para la salud humana ( Seguro que os suena el argumento, lo hemos escuchado tantas veces). Así que por ahora, en nuestros grifos de la cocina, probablemente haya ibuprofeno y Voltaren. Y si es un fin de semana, aumenta la posibilidad de que también contenga cocaína. De momento con esto nos empezamos a dar cuenta de la calidad del agua potable en Barcelona

El proceso de purificación es largo y costoso. No solo se agrega cloro para matar la materia orgánica, sino que también se usa el ozono, que, combinado con el bromo de río, puede formar compuestos cancerígenos. Al igual que los trihalometanos, que se generan precisamente mediante la adición de cloro y también deben tratarse. Además, se eliminan algunas de las sales y nitratos que traen los ríos. Narcís Prat, profesor de biología en la Universidad de Barcelona y especialista en gestión ecológica del agua, dijo que “aunque nuestras plantas de tratamiento de agua potable se encuentran entre las mejores del mundo y cumplen con las regulaciones, no puede pretender que el agua tenga una muy buena calidad”. El gusto, que añaden “.

El agua de Barcelona es potable, y para conseguirlo como ya sabéis necesitamos filtrar mucho, cuanto más avanzado sea el proceso de purificación, peor será el resultado. Por eso el agua tiene mejor o peor sabor en diferentes partes de Barcelona.  Si vives en Horta y vives en Sants,  tu agua proviene de Llobregat, lo que requiere más tratamientos porque el río está en peor estado, mientras que la tuya proviene de Ter, un río relativamente más saludable.

La fase final del proceso de purificación es agregar cloro para que la materia orgánica no crezca durante la dispensación. El problema es que a lo largo del camino, el cloro se evapora y debe agregarse a diferentes puntos de control en el sistema de distribución. Por lo tanto, si vive justo antes de agregar el cloro al agua, su hogar contendrá un líquido con un mejor sabor, mientras que el que quedará justo después tomará mucho más cloro del necesario, ya que se agrega lo suficiente para alcanzar el siguiente punto de control con la cantidad mínima requerida.

 

,

Agua Acquabox

Contacte ahora y pruebe una semana gratis.