BPA en botellas.

18 noviembre, 2018
18 noviembre, 2018 admin

No hay ninguna duda al respecto: Vivimos en un mundo plástico y BPA en Botellas. Nos levantamos por la mañana y nos cepillamos los dientes con un cepillo de dientes de plástico y pasta de dientes exprimida de un tubo de plástico. Nos servimos cereal de una bolsa de plástico y leche de una caja de plástico, trabajamos todo el día en un monitor de ordenador y un teclado de plástico, y volvemos a casa para una buena cena de sopa de fideos de pollo de una lata forrada con…
ya lo adivinaron: plástico.

Podríamos ser Ken y Barbie.

Hasta hace poco, la abundancia de plástico no era un problema de salud acuciante, a pesar de estar en nuestro radar ambiental. En la actualidad, un creciente cuerpo de investigación vincula el BPA en botellas, con una variedad de problemas de salud humana, incluyendo un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, reducción de la fertilidad, defectos congénitos y diabetes.

BPA que es y donde se localiza.

El BPA es el componente principal del policarbonato, el plástico duro y transparente que a veces se utiliza para fabricar BPA botellas de agua, biberones, recipientes para almacenar alimentos y otros artículos como lentes de contacto, CDs y dispositivos electrónicos. El BPA se utiliza incluso en lugares en los que normalmente no se podría pensar, como el revestimiento protector de las latas de hojalata y de los selladores dentales. Si has notado las flechitas estampadas en los artículos de plástico con números dentro, el número a buscar aquí es 7. Aunque no todos los plásticos etiquetados con “7” contienen BPA, es un buen identificador, al igual que las letras “PC”.

BPA indicios de su toxicidad

En 2005,  un estudio encontró que las mujeres con abortos espontáneos frecuentes tienen aproximadamente tres veces los niveles de BPA en la sangre que las mujeres con embarazos de exito. Sin embargo, las administraciones mantienen que el uso de BPA en botellas que contienen alimentos es seguro.

Entonces, ¿es su cocina llena de plástico en botellas con BPA un peligro para la salud? ¿O se trata de publicidad sólo de publicidad?

Si no fuera por un percance en el laboratorio hace unos 10 años, es posible que no estuvieras leyendo este artículo. Pero en agosto de 1998, la genetista Dra. Patricia Hunt estaba estudiando los ovarios de ratones y notó que sus datos se comportaban de manera extraña. Por alguna razón, los errores cromosómicos saltaron del 2 por ciento al 40 por ciento en los ratones que formaban su grupo de control. Estas anormalidades eventualmente llevarían a un aborto espontáneo y a defectos de nacimiento. La causa determinada: BPA

Después de realizar más pruebas, Hunt se enteró de que todas las jaulas de ratones y las botellas de agua estaban contaminadas con BPA que se habían filtrado del plástico de policarbonato. Cuando reemplazó los plásticos, las células de los ratones volvieron a la normalidad. Su trabajo reveló que la exposición a las botellas con BPA interrumpe el desarrollo fetal, así como los óvulos del feto que serán responsables de la próxima generación.

Desde su descubrimiento, Hunt y otros investigadores se han convencido de que el BPA es motivo de preocupación para los seres humanos, así como para los ratones. Sin embargo, los críticos de los estudios que relacionan el BPA con el daño celular, argumentan que la investigación no es concluyente. Algunos apuntan a un estudio de 2002 que muestra que los humanos procesan el BPA de forma diferente a los ratones, por lo que no necesariamente experimentaremos los mismos efectos sobre la salud. Otros dicen que el BPA que llega al suministro de alimentos está por debajo de los límites establecidos.

Un sitio web de la industria del plástico llamado Bisphenol-A.org dice que el BPA es completamente seguro a menos que usted coma regularmente 590 kg de alimentos enlatados o embotellados al día. El Consejo Americano de Química y la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos parecen estar de acuerdo. Aunque la agencia está revisando su postura, continúa minimizando las preocupaciones sobre el uso de productos hechos con BPA.

Otros organismos gubernamentales, como el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, afirman que existe cierta preocupación por los riesgos para los seres humanos que consumen BPA. Las diferencias de opinión entre estas facciones surgen en parte porque los efectos nocivos del BPA están relacionados principalmente con los ratones y en parte por la naturaleza del producto químico en sí.

BPA en botellas que sucede?

El BPA  enbotellado es una sustancia difícil de determinar; no se comporta como una toxina típica. Mientras que otros productos químicos etiquetados como tóxicos tienen impactos claros (la exposición al asbesto conduce al cáncer, el envenenamiento por plomo reduce la capacidad mental), el BPA es más furtivo. En lugar de dañar el cuerpo por completo, el BPA es un disruptor endocrino. Cambia la forma en que funcionan las hormonas de nuestro cuerpo, imitando nuestras propias hormonas naturales, en este caso, el estrógeno.

El estrógeno puede alterar el comportamiento de más de 200 genes, que controlan el crecimiento y la reparación de casi todos los órganos y tejidos del cuerpo. Entre otras cosas, el estrógeno afecta el desarrollo fetal, la estructura celular y el inicio de la pubertad, y las células de su cuerpo son altamente sensibles incluso a pequeños cambios en los niveles de estrógeno.

Los estudios muestran que las dosis de BPA entre 2 y 20 microgramos por kilogramo de peso corporal alteran el sistema reproductivo de los ratones machos. Los bebés alimentados con fórmula enlatada calentada en un biberón de policarbonato pueden consumir esa cantidad en sólo un día. Por lo tanto, aunque algunos de los primeros estudios de toxicidad realizados sobre el BPA determinaron que las dosis altas eran seguras, es importante recordar que el BPA no se comporta como una toxina promedio. Los científicos no están seguros de por qué, pero las altas cantidades de BPA no siempre parecen afectar a los genes de la misma manera que lo hacen las dosis bajas. Suena contraintuitivo, pero con BPA, resulta que menos es más.

¿Debería usted, el consumidor, deshacerse de todos los plásticos? Probablemente no. Aprenda algunas recomendaciones más sensatas a continuación.

Dependiendo de a quién escuche, el BPA puede o no ser motivo de preocupación, pero no hay duda de que usted está expuesto. Un estudio realizado en 2004 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. detectó el BPA en casi el 93 por ciento de los estadounidenses. Un estudio separado realizado por el Grupo de Trabajo Ambiental, una organización sin fines de lucro de Estados Unidos, encontró BPA en más del 50 por ciento de 97 productos enlatados de consumo común a niveles que causaron efectos adversos para la salud en experimentos con animales.

Los ratones parecen estar dañados cuando están expuestos al BPA en botellas en ese tipo de cantidades, pero ¿significa eso que las personas también lo están? Los hallazgos concluyentes podrían tomar décadas debido a que los efectos de los estrógenos podrían no aparecer hasta más adelante en la vida de un individuo. Los estudios minuciosos deben seguir una línea de células durante muchas décadas, y muchas personas no están dispuestas a esperar. Canadá, por ejemplo, se convirtió en el primer país en declarar oficialmente que el BPA es un producto químico tóxico, una decisión que podría llevar a una prohibición parcial o completa de su uso relacionado con los alimentos en un plazo de dos años. La Unión Europea también está adoptando un enfoque más proactivo, exigiendo a las empresas que demuestren que un producto químico es seguro antes de que se autorice su comercialización. Los Estados Unidos, por otro lado, requieren pruebas de que un producto químico no es seguro.

Para los países en los que el gobierno está adoptando un enfoque de “esperar y ver”, nunca subestime el poder de usted, el consumidor. Fue la demanda de los consumidores la que obligó a empresas como Nalgene y Playtex a modificar sus productos. Hasta que otras compañías sigan el ejemplo o la FDA cambie su postura, hay varios pasos que usted puede tomar para limitar su exposición. Y sí, uno de esos pasos es reemplazar su destartalada botella de agua de policarbonato y dejar de usar recipientes de policarbonato para guardar alimentos y bebidas. Si prefiere no comprar contenedores nuevos, al menos asegúrese de que los suyos no estén rayados y de que los lave a mano, ya que el calor extremo y la degradación aumentan la probabilidad de que el BPA se filtre. Por ejemplo en los botellones de agua a domicilio que se usan repetidas veces, el BPA se acaba filtrando al agua y acaba siendo mucho más tóxico que en una simple botella PET.

Consejos para evitar botellas PET

  • Pase a consumir nuestros boxes de agua, totalmente libres de BPA, y envasado al vacío en atmósfera protectora.
  • Use biberones de vidrio o cambie a biberones de polipropileno con la etiqueta “5” en la parte inferior.
    Limite su consumo de alimentos enlatados o compre de fabricantes que no usan BPA en el revestimiento.
  • Intente utilizar siempre envases de vidrio.
  • Trate de averiguar si su bodega favorita utiliza cubas forradas con resina epoxi – tales vinos pueden contener seis veces el BPA de los alimentos enlatados.

Si el BPA resulta ser inofensivo para los humanos, al menos puedes decir que estás haciendo tu parte por la Tierra y su ecología.

Agua Acquabox

Contacte ahora y pruebe una semana gratis.